La leche de vaca es buena para cualquier persona que no sea intolerante a la lactosa y, aunque tiene muchas propiedades beneficiosas, consumirla en exceso si eres adulto también puede ser en cierta medida no recomendable. Uno o dos vasos al día son buenos.

Si no eres intolerante a la lactosa, disfrutarás de un alimento con muchísimas más propiedades beneficiosas que las bebidas vegetales. Aquí trataremos las diferentes opiniones y la polémica sobre la leche de vaca, pero ya hemos dado nuestra opinión.

Lo primero que debes saber es que la palabra “leche natural” solo se atribuye a aquella sustancia líquida proveniente de las hembras domésticas sanas y bien alimentadas. Y la palabra “leche” sin más, solo a la leche de vaca. El resto de leches llevan a continuación el nombre de su origen. Por ejemplo, “leche de cabra”, “leche de pantera”, etc.

Y si no es de origen animal, no es leche y por tanto no se permite el uso de esta denominación y sí el de “bebida”.

Si queremos rizar el rizo, las que llevan “ingredientes externos” son “preparados lácteos” y no leche.

Los componentes de la leche de vaca

Lo que debe reunir la leche de vaca que adquieras es esto, como mínimo:

  • Materia grasa, como mínimo 3 por 100 en peso.
  • Lactosa, como mínimo 4,2 por 100 en peso.
  • Proteínas, como mínimo 3,2 por 100 en peso.
  • Cenizas, como mínimo 0,65 por 100 en peso.
  • Extracto seco magro, como mínimo 8,2 por 100 en peso.
  • Acidez, expresada en ácido láctico, como máximo 0,2 gramos por 100 mililitros de leche.
  • Impurezas macroscópicas expresadas en grados de la escala de impurezas, como máximo grado 1.
  • Prueba de la reductasa microbiana con azul de metileno, más de dos horas.

¿Por qué se dice que la leche es mala?

  1. Tiene demasiado calcio y el exceso de este mineral es malo. Se  cree que esta afirmación se extrajo de un estudio de la Universidad de Harvard que se limitaba a decir ““tomar leche podría no ser la mejor fuente de calcio para todos”. Claro, para los intolerantes. El calcio en su justa medida reduce la osteoporosis y el riesgo de cáncer de colón. De ahí que los dos vasos diarios sean buenos y que más supongan un exceso evitable.
  2. Porque tiene lactosa. El 30% de la población española es intolerante en más o menos grado, pero si uno no lo es, esta afirmación no tiene sentido dado que no es mala para aquellos tolerantes. Ser intolerante está relacionado con la enzima “lactasa”, que se va perdiendo en algunos casos a medida que se avanza en edad.
  3. Porque solo el hombre bebe leche después de ser amamantado. El hecho de que una afirmación sea cierta no implica que el contradecirla sea negativo, sino que puede ser más beneficioso.
  4. Porque tiene mucha grasa. Tiene grasa, pero no tanta como para considerarla excesiva. Un queso puede tener hasta 30 veces más cantidad de grasas y siempre podremos tomar leche desnatada o semidesnatada.

 

¿Qué se gana y qué se pierde en la leche desnatada y semidesnatada con respecto a la leche entera?

La leche desnatada  y semidesnatada tienen menos calorías que la leche entera, pero tienen menos vitaminas A y D.

Fuentes:

BOE, Informe “La leche como vehículo de salud para la población”, “La última revolución dietética”, Lactasa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s